Loreto: estrategia regional post-petróleo

0
image_pdfimage_print

El aislamiento geográfico de la región Loreto explica que sea la región del país más dependiente de los derivados del petróleo. El transporte – terrestre, fluvial y aéreo –, la generación eléctrica y el GLP para usos domésticos, comerciales e industriales están directamente relacionados con la ingesta fósil. En este artículo se propone una estrategia energética regional post-petróleo para dicha zona, a fin que evite la construcción de infraestructuras asociadas a un irreversible impacto medioambiental y social para las comunidades amazónicas.

Las secuelas sociales y medioambientales del extractivismo petrolero

El extractivismo estatal y privado han dejado en la región Loreto gravísimas e irreversibles secuelas medioambientales y sociales; reflejadas en destrucción, contaminación e indolencia ante los problemas y necesidades de los habitantes y legítimos dueños de esos territorios. Las zonas de explotación petrolera no han beneficiado ni benefician a las comunidades, agraciados por la “bendición” de tener petróleo en sus territorios. Loreto presenta elevados porcentajes de pobreza y pobreza extrema. Según el INEI, los distritos dentro del Lote 192 presentan porcentajes promedio de pobreza y extrema pobreza financiera de 76,3% y 41,95%, respectivamente. Dentro del lote 192, 7 de cada 10 personas vive en estas condiciones. Asimismo, tienen que convivir con el impacto medioambiental y social que genera la exploración y explotación del oro negro. Por tanto, a los pueblos amazónicos les sobra las razones para oponerse a un modelo extractivista que pone en riesgo el futuro de sus próximas generaciones por las afectaciones a territorios tan sensibles y de tanta biodiversidad como la selva peruana.

El caso más escandaloso y deleznable de destrucción medioambiental es el causado por la explotación de hidrocarburos del Lote 1AB – dividido actualmente en el Lote 192 y Lote 8. El aumento de los derrames, el incumplimiento de los mecanismos de gestión medioambiental y el desconocimiento de responsabilidad de PlusPetrol ha exacerbado las manifestaciones contra la exploración y explotación petrolera en las comunidades amazónicas, continuando con las mismas prácticas de la Oxy en el transcurso de 30 años. Los derrames ha desprovisto a las poblaciones de suministros de agua para el consumo humano, así como de los peces y animales de caza, afectados por las fuentes de agua contaminadas. Un atentando inaceptable contra la seguridad alimentaria de las comunidades y su vínculo ancestral con la naturaleza, el territorio y la identidad colectiva.

Según el Observatorio Petrolero de la Selva Norte – OPNS, la compañía PlusPetrol, en enero de 2015, antes de concluir sus operaciones, informó al Estado peruano de la existencia de 2014 pasivos ambientales contaminados dentro del lote 192 y, posteriormente, se retiró sin cumplir con sus obligaciones de remediación ambiental. Si bien no existe una evaluación económica real de los costes de remediación del lote 1AB, incluidos los lotes 192 y 8, las experiencias de remediación en otros países de similares características, como Ecuador y Nigeria, indican que podría ser aproximadamente mil millones de dólares, según el Observatorio Petrolero de la Selva Norte. Entre el año 2004 y 2015, el lote 192 generó casi 6500 millones de dólares y el Estado peruano recibió 1678 millones de dólares en regalías. Desde el año 2004 al 2014, la región Loreto recibió 2405 millones de soles por canon y sobrecanon petrolero. Se estima que en más de 45 años de explotación petrolera, el Lote 1AB ha generado un volumen de negocio de más de 36 mil millones de dólares. La riqueza generada durante más de 4 décadas no se refleja en el nivel de vida de las comunidades amazónicas.

Los pueblos amazónicos, dueños de los territorios en los que se realiza la explotación, son los más afectados por la extracción de hidrocarburos y, por tanto, los más preocupados porque los operadores realicen una explotación con criterios medioambientales y respetuosos de las actividades económicas de los pueblos selváticos. Los beneficios de la renta petrolera se deberían invertir en las zonas extractivas que en un futuro no lejano se verán muy afectadas por la desaparición de los recursos petrolíferos, por lo que parece lógico que una parte sustancial de las regalías deberían invertir en la creación de una economía desacoplada del hidrocarburo en estos territorios.

Loreto: Estrategia de Transición Energética

Frente a la política extractivista, pública y privada, sin una visión de futuro para las comunidades y poblaciones amazónicas, se propone la elaboración de una estrategia regional de transición petrolera. El objetivo fundamental de la mencionada estrategia de transformación energética es plantear las fases de un desacoplamiento regional del petróleo y una transición soberana y respetuosa con el medio ambiente hacia un modelo novedoso e innovador que permita a las poblaciones amazónicas a sentar las bases de un desarrollo sostenible basado en recursos autóctonos y renovables.

En una perspectiva a corto plazo, las comunidades amazónicas deberán plantear una moratoria de exploración en la selva y proceder a una auditoría de los yacimientos en explotación, Asimismo, tendrán que evaluar el impacto medioambiental causado, así como las inversiones que deberán realizar las empresas privadas o estatales, nacionales y extranjeras, con un compromiso firme antes de la aprobación de la firma del contrato de concesión. Las comunidades amazónicas deberán fiscalizar la remediación efectiva de los pasivos medioambientales antes de la finalización de los contratos.

En una perspectiva a largo plazo, la explotación de petróleo en la región Loreto es un asunto de inseguridad medioambiental, alimentaria y de salud pública más que de seguridad energética. El petróleo que se descubre en la selva es de mala calidad, reducidos volúmenes y presenta elevados riesgos para la biodiversidad de la Amazonía peruana. Por lo tanto, el planteamiento lógico es iniciar un proceso de electrificación del transporte público y privado, así como de los servicios domésticos, comerciales e industriales de las grandes poblaciones de la región y de las comunidades amazónicas aisladas. La eficiencia energética, la construcción bioclimática y las energías renovables – solar, hidráulica y biomasa – así como el aprovechamiento de los residuos sólidos y aguas residuales deberán ser la base de la generación de energía eléctrica y térmica en las grandes poblaciones y en las comunidades amazónicas aisladas.

Evolución de la producción de crudo en el Lote 192 y de la cotización en dólares por barril de petróleo.

La estrategia regional de transición petrolera deberá basarse en los siguientes lineamientos generales:

  • Soberanía nacional sobre los recursos petroleros.
  • Riguroso respeto medioambiental en las actividades de exploración, explotación, transporte y distribución del crudo.
  • Gestión regional y fiscalización comunitaria de la adecuada utilización del canon y sobrecanon petrolero.
  • Inversión de los recursos económicos obtenidos de las actividades petroleras en la:
    • Implementación de planes de eficiencia y ahorro energético en el sector doméstico, comercial e industrial.
    • Construcción de viviendas y edificios públicos de emisiones cero, basados en criterios bioclimáticos y ahorro energético.
    • Construcción de sistemas renovables de generación térmica y eléctrica – solar, hidráulica y biomasa.
    • Construcción de instalaciones de aprovechamiento energético de residuos sólidos y aguas residuales en las grandes poblaciones y en las comunidades amazónicas aisladas.
    • Electrificación del sistema de transporte público y privado de la ciudad de Iquitos.
    • Actualización y modernización del sistema de distribución eléctrica, con el objetivo de construir un sistema de distribución inteligente en la ciudad de Iquitos.
    • Reconversión de la refinería de Iquitos en una biorrefinería.
  • Capacitación en una cultura de sencillez y sobriedad energética en organismos público, escuelas y universidades.

Debido a la explotación petrolera las futuras generaciones de las comunidades amazónicas no dispondrán de los recursos naturales necesarios para satisfacer sus necesidades.

En un artículo posterior se presentará en detalle los flujos energéticos, costes de inversión y reducción de volúmenes de contaminación ambiental de un sistema aislado de generación eléctrica para la ciudad de Iquitos, basado en la implementación de planes de ahorro y eficiencia energética; integración de sistemas renovables; aprovechamiento energético de los residuos sólidos y aguas residuales; en la construcción de viviendas y edificaciones bioclimáticas; la modernización del sistema de distribución eléctrica y la reconversión de la refinería de Iquitos en una biorrefinería. Asimismo, se realizará una propuesta de la integración de sistemas híbridos – solar, hidráulico y biomasa – en comunidades amazónicas aisladas, que permita el establecimiento de actividades económicas comunales.

Conclusiones

En Loreto, la explotación de petróleo, durante más de 45 años, no se ha transformado en mejoras de las condiciones de vida en las comunidades amazónicas. Al contrario, la actividad extractivita se ha convertido en una herramienta de destrucción intergeneracional. Las futuras generaciones de las comunidades amazónicas no dispondrán de los recursos naturales necesarios y suficientes para satisfacer mínimamente sus necesidades alimentarias, afectando su milenaria relación con la naturaleza y el territorio e identidad colectiva.

Además, en este sentido, las reservas existentes de crudo en la zona desvelan que el petróleo es un recurso fósil que puede entrar en franco agotamiento en las próximas décadas, afectando seriamente el presupuesto del lugar. Es imprescindible que la región Loreto aproveche al máximo los recursos económicos a obtener de la explotación remanente petrolera para iniciar un proceso de transformación del sistema energético regional, que permita abordar con éxito un futuro no lejano sin petróleo y evitar un posible colapso social en el territorio. Las organizaciones sociales deberán jugar un rol principal en la elaboración de una estrategia regional post-petróleo.

Otoño 2022


Alberto Ríos Villacorta

Universidad Técnica de Ambato

Share.

Comments are closed.