Los 100 años de la PUCP y su compromiso con los desafíos sociales del Perú

0
image_pdfimage_print

Los problemas sociales atávicos y persistentes en el Perú han sido la pobreza (que, aunque disminuyó en los últimos años, no desapareció), la distribución inequitativa de la riqueza y el excesivo centralismo que perjudica a todo lo que no es Lima, la capital, en las más diversas dimensiones de la vida.

La Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) ha trabajado permanentemente en relación a la pobreza. “La opción preferente por los pobres” de la Iglesia Católica está encarnada en su quehacer educativo que, como se sabe, es una de las formas más eficientes de superar la pobreza en la vida social.

Hoy, de aproximadamente 22 mil estudiantes de licenciatura, cerca de 1400 tienen acceso a becas totales que la universidad financia o gestiona de terceros y, también, cuenta con un sistema de pensiones escalonadas en las que no menos de tres cuartos de los alumnos matriculados tienen un componente de beca porque la pensión que pagan no cubre los costos de la enseñanza. De entre todos estos becados, hay que destacar que tenemos un convenio con Fe y Alegría del Perú por el cual hasta veinte de sus egresados ingresan a la universidad con beca completa para seguir una carrera profesional.

La PUCP es una universidad privada para la ley peruana y no recibe financiamiento del Estado. Pero se ha organizado a lo largo de decenios, de manera tal que el 52% de sus ingresos lo conforman los derechos educativos que pagan los alumnos, y el otro 48% es obtenido mediante otros mecanismos de obtención de recursos.

En su quehacer educativo, éstas son las formas que la PUCP ha desarrollado para, en la medida de sus posibilidades, convocar a quienes tienen talento y carecen de los medios para pagar sus estudios.

En relación a la distribución inequitativa de la riqueza, la universidad trabaja interdisciplinariamente para esclarecer los conceptos, elaborar marcos de interpretación del problema y, sobre todo, encontrar soluciones operativas que colaboren a la solución del problema. Como todo problema político, éste requiere de argumentos y de acción.

Desde principios de la segunda mitad del siglo XX, la PUCP tiene una especialidad de economía que ha brindado al país profesionales que han intervenido activamente en la vida empresarial y en la conducción política del Estado. También hemos trabajado interdisciplinariamente en los temas de pobreza, discriminación y violencia estructural. Hemos abordado todo ello desde perspectivas sociológicas, jurídicas, humanísticas, económicas y teológicas. En esto último, el Padre Felipe Mac Gregor SJ, rector entre 1963 y 1977, hizo importantes aportes en los estudios de cultura de paz; y siempre nos ha alegrado que el padre Gustavo Gutiérrez, que desarrolló la teología de la liberación, fuera profesor de nuestras aulas y, actualmente, profesor emérito en constante actividad.

El Fondo Editorial de la PUCP ha trabajado constantemente en la publicación de libros y revistas, uno de cuyos ejes es la justicia en la distribución de la riqueza.

En cuanto a la inequidad territorial que produce el centralismo del país, la PUCP ha preferido localizarse también en las provincias que no sean Lima, la capital, sino construir una red nacional que se llama la Red Peruana de Universidades – RPU. Opera desde el año 2007 de manera ininterrumpida y congrega a 22 universidades del Perú: dos de Lima, tres universidades católicas y diecisiete estatales de las diversas regiones del Perú.

Los rectores nos reunimos semestralmente a evaluar el trabajo hecho y a planificar el futuro. Una secretaría ubicada en la PUCP da continuidad y cumplimiento a las tareas establecidas.

Los compromisos de la universidad en esta red son varios:

  • Recibimos en promedio cien alumnos al semestre, de las universidades asociadas, en un proceso de intercambio. Más de dos mil alumnos han venido y regresado a sus universidades en el período.
  • Recibimos alrededor de cuarenta profesores al año para diversas actividades: desde estudiar becados en la escuela de posgrado, hasta participar en labores de laboratorio, dictado compartido de clases, o en la visita intensa a la Biblioteca.
  • Compartimos recursos de investigación y de docencia. Especial importancia tiene el IDU de la PUC (Instituto de Docencia Universitaria), que hace constantes cursos en todas las universidades de la red.
  • Tenemos reuniones periódicas de vicerrectores académicos, administrativos y de investigación para coordinar labores en las respectivas áreas.
  • La reunión de los rectores es, a la vez, un grupo de reflexión y propuesta sobre la vida universitaria peruana.

Estamos de centenario y lo hemos tomado como un gozne entre el presente y el futuro para evaluar lo que hicimos y proyectar creativamente nuestro trabajo al futuro. Somos una comunidad universitaria de maestros, alumnos y trabajadores no docentes que haremos lo mejor de nosotros para seguir colaborando al desarrollo del Perú con justicia.

Invierno 2017


Marcial Rubio Correa

Abogado. Rector de la Pontificia Universidad Católica del Perú – PUCP.

Share.

Comments are closed.