InstagramFacebookXLinkedIn

Edición Nº 22

“Sea cual se la sentencia, vamos a ganar tanto Perú como Chile”
22 de febrero, 2013

Entrevista a Rafael Roncagliolo, Canciller de la República.

Por Diana Tantaleán
(Apostolado Social SJ)

El diferendo marítimo con Chile tuvo, a fines del 2012, su punto más resaltante con los alegatos presentados en la Corte Internacional de Justicia de la Haya. Junto con este tema el Ministro de Relaciones Exteriores, Rafael Roncagliolo, nos habla sobre los avances del Perú en la región y los diversos organismos internacionales a los que pertenece.

Sobre el litigio marítimo con Chile, presentado en la Corte Internacional de Justicia de la Haya, en estos momentos nos encontramos en tiempo de espera luego de los alegatos presentados en diciembre por ambos países, ¿cuáles serian las implicancias políticas de las relaciones Perú-Chile de salir nosotros favorecidos?

Nosotros estamos convencidos de la tesis peruana, pero las sentencias de la Corte de La Haya son complejas; es decir, son ejercicios de imaginación jurídica, donde la Corte imagina situaciones nuevas. Un ejemplo interesante es el caso de Colombia y Nicaragua, pues se le da la razón a Colombia en cuanto a la soberanía sobre los territorios de las islas (y aquí ha habido reclamos de Nicaragua que no han sido atendidos); en cambio, le da la razón en parte a Nicaragua en lo que se refiere a la delimitación de los espacios marítimos. Algunos juristas opinan que el fallo tiene muchos aspectos favorables para Colombia, pero también tiene aspectos desfavorables; son sentencias complejas. Por esto nos interesa que los peruanos estemos informados, una opinión pública informada es capaz de procesar informaciones complejas. Una opinión pública desinformada puede caer fácilmente en estereotipos maniqueos, blanco o negro; y no son así las sentencias, necesitamos ser capaces de procesar el fallo.

También hay que tener claro que este tema no tiene nada que ver con la Guerra del Pacifico. Es un tema absolutamente nuevo. La mayor parte de países del mundo recién han empezado a delimitar sus fronteras marítimas en los últimos 30 años, a partir de la Convención del Mar. Antes el tema de la frontera marítima no existía; se establecían acuerdos para fijar fronteras terrestres, pero no marítimas.

Desde 1986 el Perú planteó a Chile la necesidad de discutir este tema bilateralmente. Chile ofreció estudiar el asunto. El 2004 respondió que no había nada que discutir. Es por esto que el Perú va a la Corte. Esto no es un acto inamistoso, por eso es que quisiéramos que el proceso se desarrolle con la mayor tranquilidad posible, porque vamos a seguir siendo vecinos diga lo que diga La Haya.

Sea cual sea la sentencia, este es el último límite que al Perú le falta definir. Desde ese punto de vista vamos a ganar tanto Perú como Chile, porque vamos a tener resuelto un problema. Esto va a facilitar muchísimo el desarrollo de las relaciones de integración.

Con respecto a las actividades de grupos como el MOVADEF[1] en el extranjero, como lo ocurrido en Argentina el año pasado, ¿cuál es la posición de Cancillería?

Nosotros pensamos que el país sufrió bastante con lo que fue el espíritu de Sendero Luminoso, y en su momento Sendero Luminoso actuaba tanto dentro del país como fuera. En el extranjero se tomaron medidas para explicar lo que es la naturaleza de este grupo, pero tampoco podemos impedirles a los países amigos que actúen contra sus propias leyes. Estamos haciendo un trabajo de información muy intenso, recomendando a las embajadas que, primero, informen a las autoridades de cada país y a nosotros, que mantenemos una estrecha coordinación con el Ministerio del Interior peruano y la Policía; y, segundo, que tomen las medidas para evitar que MOVADEF trate de infiltrarse.

Es importante decir que hasta ahora, en el exterior, son sólo grupúsculos; no quisiera que se exagerara su importancia porque es su manera de aparecer en los medios y de que sean conocidos. Tampoco nos podemos hacer cómplices de la campaña de publicidad del MOVADEF. Hay que decir que son grupúsculos que en realidad se mezclan con otros tipos de protestas, que son protestas respetables, para confundir a la opinión pública. Ellos tratan de aparecer, van a las Embajadas, tratan de colocarse al lado del Embajador para salir en la foto. No es un trabajo fácil porque si participan en un acto peruano, y se sacan una foto con el Embajador, no los pueden meter presos: lo que se tiene que hacer es informar y prevenir.

Perú es miembro de la Comunidad Andina, de UNASUR y también está asociado a Mercosur. ¿Qué tipo de política externa se está trabajando en conjunto con estos organismos?

Nosotros pensamos que para afirmar la competitividad del país hay que afirmar la competitividad de la región. Esta es una perspectiva que se ubica por encima de los lineamientos ideológicos de los países. El Perú aspira a buscar el mayor consenso y concertación posible, sobre todo dado que en la actual crisis internacional América Latina es un poco menos permeable a ella y, por lo tanto, tiene una coyuntura de oportunidad que nuestros países deben usar juntos.

Esta es la perspectiva global en la que estamos. Por ello participamos en el conjunto de esfuerzos de integración que existen, como es la Comunidad Andina de Naciones (CAN), el organismo de integración más antiguo de la región (con 42 años), que ha sido nuestra primera área de Libre Comercio. También está UNASUR, la cual ha nacido para buscar la convergencia de la CAN (que agrupa a los países andinos) con MERCOSUR (que agrupa a los países del cono sur).

También participamos en un organismo nuevo, denominado Comunidad de Estados de Latinoamérica y el Caribe – CELAC, creado el año pasado en Caracas. CELAC es una experiencia nueva, a diferencia de UNASUR. Además, participamos en la Alianza del Pacifico, integrada por tres países sudamericanos: Chile, Perú y Colombia, y también está México, y países observadores como Canadá, España, Uruguay, Costa Rica, Panamá, Nueva Zelandia y Australia. Este organismo es un mecanismo estrictamente económico y comercial de proyección al Pacifico, y pensamos que debe estar al servicio de la región.

¿Cómo se está avanzando en conjunto con estos organismos?

En UNASUR hemos avanzado muchísimo y queremos obtener algunas cosas. En el Consejo de Defensa y Seguridad se pretende que América del Sur sea una zona de paz, mejorando los mecanismos de confianza mutua; además Perú está planteando, junto con Ecuador, hacer de América del Sur una zona libre de minas antipersonales. En esta misma línea se debe trabajar para que disminuyan los gastos en armamento que son un problema real, no tanto para Perú, pero sí para otros países.

En UNASUR tenemos lo que se llama el IIRSA, que es el proyecto de carreteras que atraviesan la región. Aquí existen 31 ejes prioritarios, 7 de los cuales pasan por el Perú, y es toda una red de caminos para unir el Pacifico con el Atlántico; algunos ya están funcionando, como la carretera transoceánica, otros son combinación de carreteras con rutas fluviales.

Existe también el propósito de desarrollar una ciudadanía sudamericana, por ello, en este momento, en la mayoría de países podemos viajar sólo con el documento de identidad, sin necesidad de visas, pero aspiramos a que cualquier sudamericano pueda trabajar en otro país con los mismos derechos que los ciudadanos nacionales y tener seguridad social, acceso a la salud, a la educación, etc.

La Alianza del Pacifico, por otro lado, también está avanzando muchísimo. Acabamos de suprimir las visas a México para los ciudadanos colombianos y peruanos. Entre los cuatro países miembros tenemos 90% de productos libres de aranceles, y esperamos avanzar en un 100% en un corto plazo. Estamos desarrollando proyectos turísticos conjuntos, lo cual es muy importante porque desde fuera de la región los turistas frecuentemente vienen a varios países, entonces podemos organizar paquetes conjuntos. También estamos trabajando un programa de becas, donde cada país ofrece 100 becas, tanto de pregrado como de postgrado; y estamos desarrollando una política conjunta en el Foro de Cooperación Económica Asia – Pacífico (APEC) en lo que se llama el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) que es una especie de Tratado de Libre Comercio para los países del Pacifico.

Ud. ha mencionado que se potencia bastante el aspecto mercantil, pero pareciera que falta reforzar un poco el tema migratorio, ¿cómo está trabajando Cancillería el estar más al pendiente de las comunidades peruanas en estos países latinoamericanos?

La política exterior de este gobierno tiene tres ejes: la integración regional, la apertura de mercados y el tratamiento de los peruanos en el extranjero. Este punto es realmente una prioridad en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Se ha reforzado muchísimo el trabajo de los Consulados, como dar mayor celeridad en los trámites para partidas, pasaportes o documentos de identidad. También se está buscando disminuir los costos de tiempo y dinero que significa para los peruanos el recurrir a los servicios del Consulado. Para ello estamos desarrollando un trabajo de “Consulados itinerantes”, es decir, que se pueda llevar el Consulado a los connacionales, no obligarlos a trasladarse. Asimismo, se están potenciando los servicios a través de medios electrónicos y mejorando la atención en los Consulados. Un problema muy serio es la limitación presupuestal para ayudar a los peruanos con dificultades, aquí estamos buscando la forma de incrementar los recursos.

Actualmente un 10% de la población peruana vive en el exterior, 3 millones de personas, y hemos apoyado una Ley de Retorno que facilite la condición de los peruanos que quieran volver, la que se está discutiendo en el Congreso. Y apoyamos también el que tengan representantes políticos, porque actualmente ellos pueden elegir, pero no ser elegidos, son representados a través de Lima, lo cual es un absurdo, y muchos tampoco son de Lima.

Estos peruanos envían, en forma de remesas, una cantidad de dinero equivalente a 5 veces lo que el Perú recibe por cooperación internacional; es decir, dan una contribución sustantiva a la economía del país, y nosotros queremos tratarlos como lo que son: embajadores del Perú.

Cuando nosotros hablamos de liberalizar las relaciones exteriores existe la preocupación por el libre tránsito de bienes y servicios capitales, pero habría que colocar en primer lugar el libre tránsito de personas. Es por esto que hemos insistido tanto en el tema de las visas con Asia-Pacifico, pensando también que aquí debe haber una reciprocidad. Nosotros estamos a favor de la eliminación general de las visas, pero mientras haya países que pidan visas a los peruanos deberíamos tener reciprocidad con ellos, y ese dinero que se obtendría podría servir justamente para fortalecer la atención a los peruanos en los consulados. Para esto estamos presentando una iniciativa legal.

Hay que diferenciar bien las situaciones. Existen países, como Argentina, donde los peruanos tienen acceso a la educación gratuita, a la salud, a la residencia. El trato en estos países es comparativamente muy bueno y tenemos que estar reconocidos por eso. Otros países sudamericanos también dan facilidades; Chile, por ejemplo, está dando ahora muchas más facilidades que antes a la colonia peruana. Los acuerdos realizados, como el acceso a la salud con Ecuador, son mucho más fáciles para el caso de América Latina. En el norte del mundo las cosas son más difíciles. En algunos países se dan normas que realmente están en el límite de lo que es el respeto a los derechos humanos; ahí tenemos que trabajar, junto a otros países, para desarrollar acciones conjuntas de protección frente a medidas abusivas. Pero tampoco podemos generalizar. Hay países, como España, que son más flexibles que el resto de Europa, y otros países que son particularmente duros. Aquí debemos trabajar dos tipos de acciones: mejorar las condiciones internas de la ley de cada país, cuando es posible, e informar a los peruanos, apoyarlos para hacer uso de estas condiciones; y presionar, junto con otros países que también son fuente de migración, en los países donde estas condiciones son malas.

------------------------------

[1] Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales, el cual busca la liberación de los líderes de Sendero Luminoso, condenados a cadena perpetua.


Rafael Roncagliolo

Sociólogo y periodista. Canciller de la República. Fundador de  la Asociación Civil Transparencia.

Compartir en:

Recomendado

© 2024, Compañía de Jesús Provincia del Perú
Contacto
Logotipo Jesuitas del Perú